Postpartum Depression: How to get help or help someone who is suffering

Updated: Aug 15


The 4th trimester is the 3 month period after giving birth. Mothers and their babies are still very much interconnected during this time, just as much as they were when baby was in the womb. This is a huge period of adjustment for both parents and baby- baby is learning to live outside the womb, and parents have to adjust to a new routine and way of life while also sleep deprived, undergoing major hormone shifts, and possibly recovering from major surgery or birth injuries, and/or experiencing breastfeeding difficulties. While it is a beautiful time, it is extremely stressful and sometimes traumatic. Support for new families during this time period is crucial to help with managing the transition and screening for common complications.


One of the most common complications in the 4th trimester is postpartum depression. One in nine new mothers experiences postpartum depression. Postpartum depression is a serious condition that differs from the "baby blues" that most new mothers experience. The "baby blues" involve mood swings, feeling sad, anxious, or overwhelmed, and crying spells that usually last only a few days in the days immediately following birth. This is a normal response to stress and hormone shifts after delivery, and does not impact the mother's ability to function and bond with her baby. Postpartum depression involves more severe symptoms that last 2 weeks or more. Postpartum depression usually starts within the first month after delivery, but can also start during pregnancy or anytime within a year after birth. Fathers can also be affected and are more likely to experience depression when their partner is also suffering.


Symptoms of postpartum depression include:

  • Feeling restless or moody

  • Feeling sad, hopeless, or overwhelmed

  • Crying a lot

  • Having thoughts of hurting the baby

  • Having thoughts of hurting yourself

  • Not having any interest in the baby, not feeling connected to the baby, or feeling as if your baby is someone else’s baby

  • Having no energy or motivation

  • Eating too little or too much

  • Sleeping too little or too much

  • Having trouble focusing or making decisions

  • Having memory problems

  • Feeling worthless, guilty, or like a bad mother

  • Losing interest or pleasure in activities you used to enjoy

  • Withdrawing from friends and family

  • Having headaches, aches and pains, or stomach problems that don’t go away

Postpartum depression can happen to any new parent, but is more common in parents with a history of depression, anxiety, substance abuse, or other mental illness, who have experienced an unplanned or difficult pregnancy or medical problems with themselves or their infant after delivery (including breastfeeding difficulties), or who have inadequate social or financial support. All new parents should be screened for postpartum depression regardless of their risk factors to make sure that support is available to those who need it.


If you are pregnant and are at increased risk of postpartum depression, or are in the postpartum period and are experiencing any of these symptoms, it is extremely important to talk to your doctor or midwife about what you are feeling. Help is available and can be life-saving. Asking for help is difficult for many people, but getting help when you need it is the best thing you can do for yourself and your family.


If you are a family member or friend of someone who you believe may be suffering from postpartum depression, you can be an incredible source of support. Encourage them to get help from their doctor or midwife, you can offer to help call if they are hesitant. Talk to them about how they are feeling and let them vent without feeling judged. Helping with household chores, bringing meals, and watching the baby and any other children so that they can take a break or a nap is extremely helpful for their recovery.


More information about postpartum depression can be found here. The National Suicide Prevention Lifeline is 1-800-273-8255: this number can connect you directly with a crisis center 24 hours a day, 7 days a week. Our 4th trimester membership provides in-home postpartum and newborn care as well as screening, treatment, and referrals for postpartum depression management when needed.


Depresión Posparto: Cómo obtener ayuda o ayudar a alguien que está sufriendo


El cuarto trimestre es el período de 3 meses después del parto. Las madres y sus bebés todavía están muy interconectados durante este tiempo, tanto como lo estaban cuando el bebé estaba en el útero. Este es un gran período de adaptación tanto para los padres como para el bebé: el bebé está aprendiendo a vivir fuera del útero, y los padres tienen que adaptarse a una nueva rutina y estilo de vida, mientras que también están privados de sueño, experimentan cambios hormonales importantes y posiblemente se recuperan de importantes cambios. cirugía o lesiones en el parto, y / o dificultades para amamantar. Si bien es un momento hermoso, es extremadamente estresante y, a veces, traumático. El apoyo a las nuevas familias durante este período de tiempo es crucial para ayudar con el manejo de la transición y la detección de complicaciones comunes.


Una de las complicaciones más comunes en el cuarto trimestre es la depresión posparto. Una de cada nueve madres primerizas experimenta depresión posparto. La depresión posparto es una afección grave que difiere de la "depresión posparto" que experimenta la mayoría de las madres primerizas. La "tristeza posparto" implica cambios de humor, sentirse triste, ansioso o abrumado, y episodios de llanto que generalmente duran sólo unos pocos días en los días inmediatamente posteriores al nacimiento. Esta es una respuesta normal al estrés y los cambios hormonales después del parto y no afecta la capacidad de la madre para funcionar y vincularse con su bebé. La depresión posparto implica síntomas más graves que duran 2 semanas o más. La depresión posparto generalmente comienza dentro del primer mes después del parto, pero también puede comenzar durante el embarazo o en cualquier momento dentro de un año después del nacimiento. Los papás también pueden verse afectados y es más probable que experimenten depresión cuando su pareja también está sufriendo.


Los síntomas de la depresión posparto incluyen:

  • Sentirse inquieto o de mal humor

  • Sentirse triste, desesperado o abrumado

  • Llorando mucho

  • Tener pensamientos de lastimar al bebé.

  • Tener pensamientos de hacerse daño

  • No tener ningún interés en el bebé, no sentirse conectado con él o sentirse como si su bebé fuera el bebé de otra persona

  • Sin energía ni motivación

  • Comer muy poco o demasiado

  • Dormir demasiado o poco

  • Tener problemas para concentrarse o tomar decisiones.

  • Tener problemas de memoria

  • Sentirse inútil, culpable o como una mala madre

  • Perder interés o placer en actividades que solía disfrutar

  • Apartarse de amigos y familiares

  • Tener dolores de cabeza, molestias y dolores, o problemas de estómago que no desaparecen.

La depresión posparto puede ocurrirle a cualquier padre or madre, pero es más común en los con antecedentes de depresión, ansiedad, abuso de sustancias u otra enfermedad mental, que han experimentado un embarazo difícil o no planificado o problemas médicos con ellas mismas o con su bebé después del parto (incluyendo dificultades para amamantar), o que tienen un apoyo social o financiero inadecuado. Todos los padres deben someterse a pruebas de detección de depresión posparto, independientemente de sus factores de riesgo, para asegurarse de que haya apoyo disponible para quienes lo necesiten.


Si está embarazada y tiene un mayor riesgo de depresión posparto, o está en el período posparto y experimenta alguno de estos síntomas, es extremadamente importante que hable con su médico o partera sobre lo que está sintiendo. Hay ayuda disponible y puede salvarle la vida. Pedir ayuda es difícil para muchas personas, pero obtener ayuda cuando la necesita es lo mejor que puede hacer por usted y su familia.


Si usted es un familiar o amigo de alguien que cree que puede estar sufriendo de depresión posparto, puede ser una fuente increíble de apoyo. Anímeles a que obtengan ayuda de su médico o partera; puede ofrecer ayuda para llamar si dudan. Hábleles sobre cómo se sienten y déjeles que se desahoguen sin sentirse juzgados. Ayudar con las tareas del hogar, llevar las comidas y cuidar al bebé y a los demás niños para que puedan tomar un descanso o una siesta es de gran ayuda para su recuperación.


Puede encontrar más información sobre la depresión posparto aquí. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio es 1-800-273-8255: este número puede conectarlo directamente con un centro de crisis las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Nuestra membresía del cuarto trimestre brinda atención posparto y neonatal en el hogar, así como exámenes de detección, tratamiento y referencias para el manejo de la depresión posparto cuando sea necesario.

Contact Us 

VIDA Family Medicine

721 E 14th St,

Houston, TX 77008

Subscribe to Get Our Newsletter

arrow&v

©2020 by VIDA Family Medicine. Designed by Strands of Silver Co.